miércoles, 13 de julio de 2016

15 años con...

 Como muchos sabréis este año 2016 hace 15 años que salio exo, un juego por el que tengo particular aprecio y que es uno de esos pocos juegos que tienen un lugar de honor en mi colección (metafóricamente por que físicamente esta en la estantería de los juegos en A5).
 Algunos me han preguntado por qué me gusta tanto el juego, hoy intentare trasmitiros parte de ese sentimiento hacia este juego de rol patrio. Veréis Exo es uno de esos juegos que a mí me cambia, sé que esto puede sonar fuerte pero es verdad, solo unos cuantos juegos han logrado llegar a ese nivel en el que mi visión por la afición cambia por completo… Rolemaster, L5A, Ánima, Hombre Lobo, La mirada del centinela, Feng Shui o Ars mágica son algunos de los nombres dentro de esta peculiar lista. Exo forma parte de ese tipo de juegos que llegan casi cuando yo le necesitaba.

 Mi primer contacto con el juego fue en un expocomic en Madrid (creo que del año 2000, y fue en el palacio de cristal) en una aventura que quizás a otro le habría hecho abandonar el juego. No solo me quede cruzado de brazos el 90% de ella (mi pj no fue presentado al inicio y encima mis compañeros me ataron y amordazaron al poco de aparecer y el narrador no intento nada por solucionarlo) pero en cambio vi algo en aquel juego que me llamo poderosamente la atención.

 Unos pocos meses después mi tendero por aquella época de la tienda Excalibur en Madrid trajo básicos de ese juego y pague las por entonces pesetas para llevármelo a mi casa. El libro fue devorado y dirigí una partida, "viaje a Explor-III".
 Un año después comencé mi campaña de exo, a mi grupo de amigos de por aquel entonces ,y durante más de dos años todos los miércoles se jugó a explorar la galaxia descubriendo razas ancestrales, el origen de la humanidad, el secreto tras los Iroendi y enfrentándose a un grupo terrorista (un pequeño ejército en realidad) dentro de la RFP. Tengo grandes recuerdos de esa campaña, buenos y malos.

 ¿Pero que tiene exo de especial en realidad y porque siempre intento llevar una partida a toda jornada a la que voy?

 Bueno creo que una de las primeras cosas era que era un juego de Ci-Fi espacial. En la época estaba encasillado en la fantasía con juegos como Rolemaster y L5A, Cyberpunk me gustaba pero había cosas que no me convencían y la llamada de Cthulu… bueno a mí nunca me ha gustado en realidad la llamada (ya podéis lanzarme la piedra de los pecadores). Cuando cogí Exo y vi esa configuración política, las razas alienígenas, las grandes naciones como Oeon, la RFP, el Pueblo Sheller… cada espacio del libro de primera edición era una inspiración con aquellas descripciones de todas las naves de combate, la teoría del campo unificado, los elementos tecnológicos o la estación Andrasta entre otros. El otro punto que me llamo la atención era el sistema sombra.
 En un momento en el que yo consideraba que los sistemas tendían hacia la simulación con más matemáticas, formulas y tablas, exo, para mí fue un revulsivo. Con apenas unas pocas reglas y una única tirada daba una interpretación de la escena sin apenas complejidad. Los tipos de daño daban personalidad a cada una de las armas y el sistema de naves espaciales era un minijuego en sí mismo (de hecho termino siéndolo con CEP, que lastima que nunca saliera el de naves de guerra del que se habló) Eran muchas pequeñas cosas que me fascinaron en aquel momento y me enseño otra forma de entender el juego (y eso que yo no tuve internet hasta 2004 por lo que me perdí el contenido dinámico de sus primeros dias)
 Fueron estas cosas las que me hicieron pasearme con las jornadas siempre con mi viejo libro de primera edición a cuestas (aunque recientemente está jubilado por uno de la edición 3464) para dirigir a todos aquellos que se acercaban a mi mesa. Muchas veces esa mesa ha estado vacía con 1 o 0 jugadores, exo no es un juego que sea atractivo entre las novedades y los grandes nombres, pero como he visto a lo largo de los años levanta pasiones a aquellos que se acercan y le dan una oportunidad.

 En el fondo exo es importante para mí porque ha estado presente en casi toda mi vida como narrador que cumple ya 20 años tras la pantalla. Cambio mi forma de estructurar partidas y fue un giro radical del género que estaba usando en su momento. También fue la primera gran campaña que dirigí tras las dos originales de rolemaster y claro cuando diriges una campaña de casi 100 sesiones marca bastante.