jueves, 3 de mayo de 2012

Tras la pantalla solo veo Pejotas, el anecdotario tras la pantalla ¿Parte 1?

No es ningún secreto que si hay una afición en mi vida mas allá de los videojuegos son los juegos de rol tradicionales de lápiz y papel. Estos días he estado leyendo un par de artículos muy buenos sobre consejos para la dirección basados en el como y por que matar personajes jugadores en partidas de rol, cuando matarlos y el significado de esas muertes. A lo largo de mi vida he jugado poco como jugador… muy poco de hecho creo que podría recordar el 100% de mis personajes y no creo que llegaran a la veintena, de ellos el mas recordados de todos creo que es Ugrim, una leyenda casi nacional por lo salvajes que son sus anécdotas.



Pero este articulo no trata de esos personajes, a ellos ya se los recuerdan otros bardos sin necesidad de que yo les ayude. No me gustaría reatar las historia de heroísmo que han pasado por delante de mi pantalla de narrados, héroes dignos de ser recordado y que han llevado los jugadores a los que he tenido el privilegio de dirigir en los últimos 16 años que llevo tras la pantalla. Algunos de ellos han tenido vidas gloriosas e infames pero todos ellos han protagonizado gestas que merecen ser contadas. Esta primera sección recordare dos de estas historias.


 La primera de estas historias es del segundo grupo de juego que dirigí, el juego es rolemaster y la ambientación un señor de los anillos muy particular (me saltaba todo el canon como me apetecía llegando a crear incluso una maquina que partió el mundo en 3 continentes así que al final casi era una ambientación propia)
 No recuerdo el nombre de los pejotas que estaban en esta aventura, sus fichas además fueron regaladas a sus dueños (costumbre muy habitual en mis primeros años) en su mayoría por lo que han sido imposibles de recuperar. Si recuerdo a sus jugadores y lo que llevaban, uno de ellos llevaba un animista elfo noldor, otro un montaraz rohirim, otro un mago de alguna de los miles de humanos de la ambientación del señor de los anillos y el ultimo un guerrero enano. Los 4 se encontraban investigando el bosque negro buscando la fortaleza donde Sauron se había retirado en busca de algún arma o artefacto que les permitiera entrar en Mordor y acabar con él. Llevaban ya varias sesiones explorando el oscuro bosque cuando una patrulla a órdenes de un teniente de las fuerzas del señor oscuro se encontró con el grupo. Hay que remarcar que el elfo noldor era un traidor y había servido a laas ordenes del ejercito de Sauron desde hace bastantes siglos pero que había perdido la memoria y estaba cambiando su vida (el jugador no lo sabia meramente me dijo que un día se despertó con una herida en la cabeza y no recordaba nada, saliendo con el resto de pejotas de aventuras para recuperar sus recuerdos, básicamente se unión en la 5º o 6ª sesión y estaba relacionado con unas personas que tenían que recatar de un chaman orco, cuando a la sesión siguiente vino decidí que estaba entre las victimas rescatadas y me dijo que me inventara un pasado para que el lo fuera descubriendo).

El caso es que fueron llevados ante la presencia de un nazgul y su bestia maligna, no recuerdo la conversación pero si recuerdo que empezaron una pelea y empezaron a matarse entre ellos, tras herir gravemente al nazgul y matar a sus hombres este emprendió el vuelo pero el rohirim y el noldor lograron subirse a tiempo realizando un combate épico a lomos de la bestia contra el nazgul, lamento que este combate me ocurriera tan novato pues no pude darle la épica que le podría haber puesto a día de hoy, pero el caso es que el combate fue tremendo usando todo su arsenal (ahhh que viejos tiempos cuando lo que importaba era el peso y no el volumen, mis jugadores iban cual link con una decena de armas y otros elementos de equipo en un saco) y trucos rastreros a medida que sus armas se derretían por el contacto con el enemigo. Tras todo ello lograron matarlo y las ropas negras se dispersaron por el aire, claro que había un problema, estaban sobre la bestia maligna y al noldor no se le ocurrió mejor idea que matarla hundiéndole su espada en el cerebro. Os podéis imaginar que cayeron en picado. El rohirim impacto contra el suelo muriendo y el elfo uso un artefacto en forma de escudo para amortiguar el golpe (viva el tener 13 años no saber nada de física practica y pasar de la realidad) pero perdió el brazo en el proceso, lamentablemente con suficientes vías animistas uno podía resucitar y regenerarse lo que hizo que esta gesta disminuyera su valor pero esta grabada en mi mente. Además esta batalla tienen algo especial porque meses después regresaron al lugar de esta batalla (fueron pocos los lugares revisitados en los casi 3 años de campaña), su objetivo fue recuperar un artefacto que olvidaron, una espada mágica de mitril que podía empuñarse con una mano o agrandarse para formar un mandoble que se le cayo al rohirim en la lucha y solo recordó que no fue recuperada cuando la intento usar en un combate y le recordé que nunca tras recuperaran su cuerpo me dijeron que saquearan la zona o recuperaran el equipo perdido. La historia de la recuperación de esta espada (un arma muy recordada en mi campaña por todas las historia que vivió desde que la encontraron hasta su destrucción) es quizás historia para otra ocasión pues está ligada al personaje de mi amigo (que es el que hace los murainalisis)


 La segunda historia es mas reciente y data de mi cuarta campaña de l5a (primera edición) ara unos 7 años aproximadamente, las fichas de estos personajes creo que existen pero no se dónde encontrarlas (mis notas de l5a están “perdidas”). Esta campaña esta en un mundo alternativo donde el golpe del clan escorpión no ocurre como tal si no que a partir de una batalla fronteriza entre el león y la grulla poco a poco empezó una guerra civil a tres bandas. Los acontecimientos generales es que los 3 personajes formaban parte del ejército de Akodo Kuzudo un general león de una familia vasalla llamada Izudo y que perdió su hogar ancestral ante maniobras políticas de los grulla. Miembro de la 14ª legión del león decide recuperar su hogar. Todo esto ocurre porque este general obsesionado con una profecía que le revela el oráculo del agua empieza una búsqueda de un artefacto conocido como el corazón del Ryu y uno de los 6 fragmento esta enterado en la tumba de un antepasado en los territorios del castillo. Poco a poco a medida que la guerra provocada por este incidente diplomático estalla los fragmentos se van recuperando (he de decir que esta campaña es rara porque yo dirigía dos campañas de l5a simultaneas una los miércoles y otra los sábados, ambas estaban basadas en el mismo momento pero en bandos diferente así que algunos fragmentos y pistas salían solo en una de las partes y cree crossovers donde se juntaban o se robaban los fragmentos o los acontecimientos descritos por la profecía, no quedo mal pero otra vez la inexperiencia en este campo paso factura). En una de estas ocasiones los jugadores estaban tras un general de los Lealistas (una de las 3 facciones) para encontrar pruebas que demostraran que estaba corrupto por las tierras sombrías. En una de las escenas se presenta ante ellos uno de los malos de la campaña Kazu no Oni, un sirviente del 5º oni (el gran villano de la campaña y el que menciona la profecía que destruirá rokugan, si, me salto el canon de mis juegos cuando me da la gana, pasa algo). El combate fue rápido y sangriento como estipula la narración de L5A, básicamente uno de los jugadores (Que era un cangrejo que se había unido al bando del Shogunato León al mando de de Akodo Kuzudo y consistía en un grupo Unicornio-León-Cangrejo-Dragón de algo más de 100.000 samuráis, la tercera facción era los transicionalistas fénix al mando de Shiba Shuko un heredero ilegitimo de Hantein XXXVIII, y no sabia de la existencia de daitgotsu en esta época). El caso es que el combate consistió básicamente en Akodo Murai y el cangrejo combatiendo y esquivando los golpes del demonio, llegado cierto momento el cangrejo le dijo a su compañero que huyera y se llevara a la shurenja (la tercera jugadora, que era una espía escorpión infiltrada en las tropas del shogunato y haciéndose pasar por león) mientras el retenía al Oni. Saco su ono (otra arma con historia pero esta era un arma mundana) y salto hacia el ser creándole una herida que recordaría durante el resto de su existencia, el oni devolvía las ostias, pero eso no pudo con la leyenda del cangrejo que sacaba daños de 30 de media gracias a una suerte inusitada. Poco a poco las fuerzas del oni flaqueaban pero a final logro tumbar al curtido cangrejo que le dejo a 3 puntos de vida para morir, el demonio salió tras sus compañeros solo para darse cuenta que estos no habían huid en realidad si no que habían subido a un montículo para que la shurenja hiciera una petición de los Kamis y fue entonces cuando una bola de fuego destruyo al Oni para siempre. El ono el cuerpo de su amigo fue recuperado por Murai para que fuera incinerado… o eso pensaba pues exhalaba una ligera chispa de vida (un error al restar la vida del jugador le hizo pensar que estaba muerto pero se quedo exactamente a un punto de vida de morir). Decidí meramente que perdiera un ojo por su batalla, no fue la última que el gran cangrejo y su ono (rebautizado como O.N.N.O. el hOstigador Neo Nuclear Ornamentado) pero creo que fue la más memorable… lo mejor, sin yo saberlo ese día era el cumpleaños del jugador, me hizo muy feliz cuando me dijo que era el mejor regalo que recibió ese año fue aquel combate, le gusto tanto que creo un mini comic inspirado en el que me regalo semanas más tarde.


 Dos combates épicos, dos historias que merecían ser recordadas y que pude disfrutar de ese heroísmo no como jugador y compañero de armas si no como escriba y espectador, por que si bien hay personas que nacen y viven para ser héroes, son los bardos y los narradores los que les conceden semejante don. Ser narrador, Dj, master o como quieras llamarlo quizás sea un trabajo a veces desagradecido pero por momentos como estos merece la pena el esfuerzo, cuando ves a un jugador sufrir y darlo todo cuando brillan lo suficiente para que el juego sea algo mas que números y dados, es en ese momento cuando al menos yo me siento recompensado. Hasta la próxima donde espero poder ofreceros dos nuevos relatos de los relatos que he visto frente a mi pantalla.