lunes, 27 de julio de 2009

Hardcore ¿YO?

Un segundo ¿3 actualizaciones en el ultimo boss el mismo día?, que pasa aquí. Veréis tras un paron considerable he subido los 3 artículos que estaban hechos pero no estaban subidos, estoy un poco vago últimamente y ocupado intentando jugar al Blood Bowl, pasarme el Uncharter, sacarme los logros del Tomb raider y tirando a Yogg Sharon como para actualizar pero intentare actualizar mas a menudo.

Esta vez hablare un poco de mi (¿Ein?), no, no voy a desvelar muchas cosas solo voy a hablar de cómo empecé en esto y de algunas experiencias particulares, a esta sección le he decidido llamar Hardcore ¿yo? Y tratara de algunas anécdotas y relatos de mi vida personal relacionada con los juegos o frikismo relacionado

Los comienzos, esa maquina olvidada del bar y mi ZX spectrum


Bueno la cosa empieza en algún momento de 1987. En este momento con 4 años se que empieza mi primer contacto serio con los videojuegos o eso me dicen, yo apenas tengo recuerdos de aquella época solo vagos flases de lo que creo que es un plataformas lo que si recuerdo es que el año siguiente en un bar cercano a lo que seria mi colegio había una recreativa en el que un avión de color rojo disparaba a cavernícolas y dinosaurios, poco a poco juegos como nueva Zelanda history, tetris, galaga, Mario bros y otros pasaron por esa caja a lo largo de los 4 siguientes años que acudí a aquel lugar donde me reunía con mi padre, en ese bar aprendí a jugar al ajedrez, las damas, el billar, el futbolín, varios juegos de cartas y sobre todo a jugar a videojuegos, tengo grandes recuerdos de aquel lugar, de mi padre y de sus amigos así como su dueño ya borrosos todos en mi memoria pero las cosas que aprendí esos 4 años siguen conmigo a dia de hoy.
Y si la verdad es que yo en mi época cuando vivía en Huelva no tengo grandes recuerdos salones recreativos, no al menos como los tengo de mi vida en Madrid, sin embargo si tengo recuerdos de los 3 bares en los que me gastaba esas 25 o 50 pesetas que me daba mi padre cada día para gastarla en aquellas maquinas, desde el toki a el Street figter 2 pasando por el Final Fight, esas maquinas fue donde posiblemente mi pasión empezara, ¿pero habría llegado donde estoy a dia de hoy sin ayuda?, claro que no esa ayuda no fue otra que un regalo de un amigo de mis padres, el que me dio la pasión por las maquinas quizás a el le debo el hombre que soy a dia de hoy pues sin aquel ZX spectrum 128k no existiría este blog ni yo seria el mismo.

Photobucket
Mi fiel ZX Spectrum, bueno al menos muy parecido



Aquellos casetes, aquel ruido, esas cargas eternas, el phantomas, las tortugas ninja, rambo III, decenas de juegos de los cuales muchos de ellos tengo vagos recuerdos y algunos ni siquiera llegaron a cargar nunca, pero fueran esas tardes de diversión a pocos colores con píxeles a tamaño de puños, esas decenas de vidas gratuitas las que me convertirían en el hardcore que soy juegos que pese a morir decenas de veces en los primeros minutos (que tenia entre 6 y 8 años) me animaban a seguir jugando y a perseverar.
Asi que doy las gracias a aquel viejo spectrum y a todos los que me enseñaron este mundo en mis primeros 8 años de vida, a los que me enseñaron ha hacer un hadouken, los que me pasaron las cintas con aquellos mundos en BASIC y sobre todo a aquella vieja maquina en la esquina de un bar que me permitió en el futuro manejar imperios, viajar a otras estrellas e incluso salvar mundos enteros o luchar usando técnicas imposibles solo con un teclado o un mando

Photobucket
Una recreativa muy parecida a la de aquella esquina.